perfeccionismo autoexigencia psicólogo ciudad real ansiedad estrés

Si bien 2020 fue el año catastrófico por excelencia, mirábamos al 2021 con esperanza, deseo y motivación.

El cambio de cifra en el calendario tiene un poder sugestivo que no debemos infravalorar. Y es por eso que muchos de nosotros vivimos ese cambio de circunstancia con un «wauh, a darlo todo» muy intenso.

¿Cómo se tradujo eso? En presionarnos por disrutar del año, en vivir lo que no vivimos en 2020. En autoexigencia.

Podemos definir la autoexigencia como una actitud hacia nuestra persona donde requerimos de nosotros un rendimiento desmedido, que conlleva dosis muy elevadas de crítica, presión y reclamo

No sé tú, pero para mi esto es un problema.La autoexigencia sólo me ha llevado a presionarme, tratarme mal y nunca estar contento con lo que realizo. Lidiar con ella es bastante complejo. ¿Alguna vez has tenido pensamientos del estilo a «esto no es suficiente», «tengo que darme prisa», «así no voy a llegar a ningún sitio» o «quizás no valga para esto»? Porque yo sí.

Los problemas de salud mental han aumentado en estos últimos dos años, y la autoexigencia te pone en el borde para que tú también formes parte de la estadística

burnout autoexigencia psicologia psicologo ciudad real ansiedad

Las señales de alerta de la autoexigencia

Vivimos en la época de la productividad, de la funcionalidad, de cuanto más, mejor. La autoexigencia no es algo que surja de la noche a la mañana. Tengamos siempre presente que vivimos en sociedad y tenemos nuestra área comunitaria, por lo que estamos en constante intercambio de información, de forma intencional o no. Uno de los puntos es que procesamos más de lo que creemos y cala dentro de nosotros. 

No serás el primero ni la primera en haber estado irascible con tu familia, no haber llegado a tiempo a una cita por dar esas últimas pinceladas a ese trabajo que te trae de cabeza desde hace semanas, o no poder disfrutar del momento presente con tus amigos por estar pensando cosas al estilo de «¿podría haberlo hecho mejor? estoy segura de que me van a llamar la atención»

¿Cómo freno mi autoexigencia?

Comprendo tu preocupación. Somos muchos los que hemos pasado por la duda del «¿lo estaré haciendo bien?», y quiero comunicarte que está bien.

Está bien que tengas la duda porque te obliga a pararte y reflexionar. Ahora, si en la reflexión te acompaña la autoexigencia y no una postura afectuosa (que no complaciente), es cuando seguimos el mal camino, el de sabotearnos, reducir nuestra persona a nuestra capacidad productiva y de destruirnos poco a poco.

Sé que deseas estar feliz con lo que haces, sentir satisfacción y tener un vínculo justo con tus labores. Y se puede conseguir.

Por ello, coge papel y boli, que te traigo unas pautas que, por mi experiencia profesional, ya han resultado de utilidad para muchos de mis pacientes:

  1. Recuerda cuál es tu propósito con lo que estás realizando. ¿No te has parado a pensarlo nunca? ¿Lo hiciste de forma automática? Pues cojamos a esa autoexigencia y aprovechémosla para reconectar con lo que estamos realizando. Ojo, no todo lo que hagas tiene que ser por gozo (cuánto daños ha hecho el «trabaja en lo que te gusta y jamás tendrás que trabajar»). Hay labores más mecánicas y sin tanta implicación personal. ¿Que tienes que realizar un informe de un caso que te trae por el camino de la amargura para mañana, antes de que tu jefe saque el lanzallamas? Pues recuerda que ese trabajo te da de comer y que existen unos estándares a cumplir para que el trabajo sea adecuado. ¿Estás editando un video para tu canal y no terminas de cogerle el gusto? Dale una vuelta de hoja, recuerda que esto lo haces por diversión y por querer compartir, no le debes nada a nadie.
  2. Date un tiempo, ya que cuando estamos agotados, nuestras capacidades disminuyen. Fijo que alguna vez te han dicho «deja de hacer el vago», ¿verdad? Y cada vez que descansamos ya tenemos el estigma encima. Bien, pues descansar es productivo. La intolerancia a la frustración no. Este reencuadre es necesario si queremos dominar nuestra autoexigencia.
  3. Desarrolla un diálogo honesto y compasivo contigo. No, te repito lo de arriba, no hablo de que seas complaciente, ni mucho menos un chapuzas. Te insto a que encuentres tu equilibrio entre disciplina y cariño, porque esta postura sí hace más posible que des lo mejor de ti.
psicologo ansiedad ciudad real

Qué hacer cuando lo has intentado anteriormente

Es muy habitual que, en un intento de resolver una situación problemática, no consigamos resolverla. Paciencia, sé que no ha sido tu primer intento, y que de hecho procuras no volver a la carga debido a tus experiencias de fracaso. A nadie nos gusta volver a reexperimentar esas sensaciones desagradables.

Vamos a tener un poco de perspectiva. Son años con esta postura autoexigente como para solucionarla en unos pocos días, ¡a ver si nos vamos a estar exigiendo también hasta en el tiempo que le dediquemos a no ser tan exigentes! Irónico, ¿no crees?

Los psicólogos no sólo estamos para tratar los problemas del estado anímico. De hecho, también es habitual que la autoexigencia nos empuje a situaciones de ansiedad y tristeza sostenida a lo largo de los días. Nuestra labor es ofrecer recursos, ser una figura que aporte seguridad y calma, un espejo donde reflejaros realistamente, sin prejuicios y sin los matices que aportan los problemas psicológicos, así como la de guiaros a través del trayecto que supone modificar formas de ver el mundo y de interactuar con él.

Tranquilo, en terapia no se cambia la forma de ser. Se amplian horizontes.

Y las vistas desde ellos, son mucho mejor.

Categories:

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable José Alberto Medina Martín.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  José Alberto Medina Martín.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Scroll Up
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad